Dietas para engordar

Dietas para engordar

Dietas para engordar

Es que así como la gordura, la delgadez extrema o constitucional puede ser un problema difícil de superar. Para este tipo de personas, aumentar de peso puede llegar a ser más arduo que perder peso para otros ya que la sensación de saciedad no se puede superar.

Una forma útil para saber si realmente se necesita ganar peso es calculando el Índice de Masa Corporal (IMC). Este se obtiene dividiendo el peso sobre la altura al cuadrado. Si el número obtenido es menor de 20 estamos ante un caso de delgadez. Las causas pueden ser múltiples, desde genéticas, a stress, o enfermedades, pero por lo general es por un aporte insuficiente de calorías.

En estos casos siempre se recomienda visitar a un médico para estar seguros que no se trate de una enfermedad. En caso negativo se puede intentar seguir un régimen de aumento de peso.

Lo más importante es seguir una dieta muy estricta, pero balanceada. No se trata de comer comida basura que nos haga subir de peso, descuidando nuestros valores vitales. Así mismo es importante que una vez que se logre el objetivo este se mantenga.

Aumentar las cantidades es un sistema muy difícil pues el estómago no cede fácilmente a grandes volúmenes. Hay que conseguir que, la misma cantidad de comida, aporte más energía (calorías). No se trata de comer más cantidad sino, que el mismo volumen de comida aporte más calorías.

Algunas pautas básicas de las Dietas para engordar

• Realizar al menos cinco o seis comidas diarias. Se debe comer estrictamente desayuno, media mañana, almuerzo, merienda, cena y algo antes de acostarse.

• Alimentos ricos en calorías. Cereales, papas, sopas y salsas, mayonesa, carne y embutidos, los peces de río grasos, el pescado ahumado, las legumbres. Para acompañar al pan son muy adecuadas la mantequilla, las mermeladas y las jaleas. También frutos secos y jugos.

• Controlar las calorías. La cantidad de calorías mínima debe ser de unas 2.000 a 2.300 calorías al día, aunque dependiendo de la rapidez con la que se quiera subir peso estos parámetros pueden aumentar hasta las 2.500 calorías.

• Mucha agua. El agua es clave en este tipo de dietas y se debe tomar agua constantemente a lo largo de la jornada. Al menos 2 o 3 litros diarios para suavizar al estomago ante tanta grasa.

• Comer alimentos que a su vez abran el apetito. Alimentos como la nata, la mantequilla, las harinas de trigo, la azúcar y el pan contribuyen a abrir el apetito.

• Comer frutas y verduras. Su objetivo no es aumentar de peso pero si estabilizar la dieta y hacerla más balanceada y por ende más sana. Las verduras conviene aderezarlas con aceite de oliva.

• Reposar tras las comidas. Será muy conveniente tratar de reposar algunos minutos después de cada comida, inclusive si es posible, hacer una siesta de 20 minutos.

• Dejar de fumar. La nicotina inhibe la sensación de hambre y acelera el metabolismo, por ello resulta tan común engordar unos kilos cuando sea abandona el tabaco.
• Hacer ejercicio. El ejercicio físico abre el apetito por lo que puedes utilizarlo para que las comidas no principales sean algo mayores. Además te permitirá que el aumento de peso se reparta de forma equilibrada por su cuerpo y no solo por la barriga o los glúteos.