Un gas volcánico favorece la formación de cadenas de aminoácidos en soluciones acuosas y a temperatura ambiente, según un estudio sobre los orígenes de la vida en la Tierra que publica hoy la revista Science.

Un gas volcánico favorece la formación de cadenas de aminoácidos en soluciones acuosas y a temperatura ambiente, según un estudio sobre los orígenes de la vida en la Tierra que publica hoy la revista Science.

Gas volcánico pudo haber mediado en la formación de la vida



Un gas volcánico favorece la formación de cadenas de aminoácidos en soluciones acuosas y a temperatura ambiente, según un estudio sobre los orígenes de la vida en la Tierra que publica hoy la revista Science.

La investigación, encabezada por Luke Leman, del Departamento de Química y el Instituto Skaggs de Biología Química en California, ofrece una explicación sobre las condiciones que pueden haber favorecido la aparición de formas de vida en la Tierra.

"Casi todas las discusiones de la química prebiótica toman como premisa que los aminoácidos, nucleótidos y posiblemente otros monómeros se formaron primero sobre la Tierra o fueron traídos a la Tierra en cometas y meteoritos", indican los autores del artículo.

Los nucleótidos son las unidades fundamentales que constituyen los ácidos nucleicos, mientras que los monómeros son los compuestos de bajo peso molecular a partir de los cuales se obtienen los polímeros.

La premisa general de quienes han estudiado la química previa a la formación de organismos vivos, según los autores del artículo, ha sido que los aminoácidos, nucleótidos y monómeros "se condensaron sin participación de enzimas para formar oligómeros", esto es, proteínas compuestas de más de una cadena de péptidos.Los péptidos son cadenas o eslabones que involucran a dos o más aminoácidos.

Sin embargo, los intentos por demostrar la viabilidad de las reacciones que forman esas cadenas, según los autores, habían tenido un éxito limitado. Leman y sus colaboradores han demostrado que una solución acuosa de aminoácidos expuestas al gas volcánico sulfuro de carbonilo (COS) puede producir péptidos en rendimientos de "hasta el 80 por ciento en cuestión de minutos a horas, a temperatura ambiente".

DESCUBRIMIENTOS PREVIOS

No es la primera vez que se menciona al COS como posible agente condensador de cadenas de péptidos, y la primera sugerencia la formuló hace más de tres décadas el profesor Ralph Hirschmann, de la Universidad de Pensilvania. Hirschmann y sus colegas dieron cuenta de trazas de dipéptido a partir de thiocarbamato de fenilananina en solución acuosa, pero no dieron los detalles de sus experimentos.

Para sus pruebas de laboratorio, Leman y sus colaboradores emplearon el gas COS que, según explican, "se encuentra actualmente en los gases volcánicos en niveles moleculares de hasta 0,09 por ciento". "Dado que este gas se hidroliza rápidamente en una escala geológica, es improbable que se haya acumulado en una alta concentración en la atmósfera", señalan.

"De esta manera, si el COS fue importante en la química prebiótica, es probable que haya funcionado en regiones localizadas cerca de sus fuentes volcánicas", agregan. Las pruebas de laboratorio también mostraron que la presencia de iones metálicos, tales como hierro y plomo, así como otros compuestos químicos, intensificaron las reacciones.

Los autores sugieren que las cadenas de péptidos formadas de esa reacción mediada por el COS deben haberse adherido químicamente a las rocas cercanas y luego continuaron alargándose en algo que ellos denominan como "la polimerización de las rocas".

Fuente: La Tercera Online